Historia del Festival de Teatro de Occidente
     

El Festival de Teatro de Portuguesa, aparece en el panorama teatral venezolano, en el año de 1982. Sus fundadores Federico Collado, Alberto Ravara y Francisco Leonti, vieron en su creación la posibilidad de abrir un espacio para el debate y desarrollo estético del teatro en nuestro país.

Sus primeros años fueron difíciles, pero con ahínco, esfuerzo y persistencia lograron que, además de la  participación del público de Guanare,  compañías y personalidades de renombre nacional, trajeran sus trabajos a la fiesta teatral portugueseña. 

En 1989, El Teatro Estable de Portuguesa asume la dirección del festival y aporta a la estructura del mismo, toda la energía y la pasión propia de la juventud.

El festival abre sus puertas a  grupos internacionales quienes comienzan a aparecer en nuestros escenarios;  la apertura incluye también al público. Diseñando el embrión de lo que luego sería el circuito del Festival de Teatro de Occidente,  se genera la incorporación de las subsedes regionales.  Acarigua, Araure, Turén, Ospino, Guanarito, Biscucuy y Chabasquén, ampliando así el eje de acción e impacto del teatro en Portuguesa.

El éxito obtenido nos permite vislumbrar un panorama más ambicioso; aparece entonces el Festival de Teatro de Occidente. Se establece un verdadero y firme perfil: Crear un verdadero circuito teatral en nuestro país.

De
esta manera se incluyen a los estados occidentales como Lara, Yaracuy, Cojedes, Falcón y Barinas, logrando la unión de seis estados venezolanos en un mismo evento y obteniendo como resultado el proyecto más amplio del teatro venezolano.

En 1993, se consolida la participación internacional creando desde Guanare estado Portuguesa (Venezuela), el Circuito de Festivales de los países Bolivarianos, insertando en un mismo proyecto a Perú con el Festival Internacional de Teatro de  Trujillo (Perú) bajo la dirección de David Calderón; con el Festival Internacional de Teatro de Manta (Ecuador) bajo la dirección de Nixon García; con el Festival de Teatro Universitario de Cúcuta (Colombia) bajo la dirección de Edgar Bello, conformándose así,  uno de los circuitos más amplios de América Latina y del mundo.

Es así como en la actualidad, el Festival de Teatro de Occidente, constituye junto con el Festival Internacional de Teatro de Caracas, el Festival Nacional de Teatro y el Festival de Teatro de Oriente, una de las cuatro muestras más importantes  del teatro venezolano.

Para el presente año insistimos en reafirmar que los festivales son de vital importancia para el desarrollo del teatro, como un espacio esencial para transformarlos en ámbitos para la reflexión, la críticas, la exposición y la confrontación del quehacer escénico latinoamericano. Todo ello seguirá estructurando una especie de plataforma para el acceso y  disfrute del hecho cultural para un pueblo necesitado de grandes cambios socioculturales y humanos.

Por estas razones, solicitamos desde ya su abierto y franco apoyo para la continuidad de un proyecto que tiene la clara premisa el de servir a un
gigantesco público que espera con impaciencia y alegría su llegada
.